Tratamientos corporales

HIPERHIDROSIS AXILAR

REJUVENECIMIENTO DE MANOS

MESOTERAPIA CORPORAL

TRATAMIENTO CAPILAR ANTICAÍDA

HIPERHIDROSIS AXILAR

La hiperhidrosis es el exceso de sudor o transpiración excesiva que se produce de forma espontánea, sin ser causada por temperaturas altas o por situaciones de tensión física o emocional.
¿Por qué sudamos?
La transpiración es una función de la piel que supone la liberación de líquidos ricos en sales, por parte de las glándulas sudoríparas. Esta función sirve, fundamentalmente, para favorecer la termorregulación, es decir, para mantener constante la temperatura corporal a 37 º C.
Cuando el cuerpo necesita liberar calor se produce la transpiración y el refrescamiento de la piel por evaporación. Por este motivo sudamos cuando tenemos calor, durante el ejercicio físico o en situaciones de tensión, en la que la descarga nerviosa aumenta nuestra temperatura corporal.
Las glándulas sudoríparas de manos, pies y axilas son más sensibles a los estímulos psicológicos
Se observa, sobre todo, en manos, axilas, pies y región púbica, debido a la alta concentración de glándulas sudoríparas en estas zonas.
La hiperhidrosis puede presentar distintos grados de afectación para el paciente:
  • Grado I: La sudoración no se nota nunca ni impide la actividad normal del paciente.
  • Grado II: La sudoración es tolerable, pero a veces impide la actividad normal del paciente.
  • Grado III: La sudoración es raramente tolerable y frecuentemente impide la actividad normal del paciente.
  • Grado IV: La sudoración no es tolerable e interfiere continuamente en la actividad normal del paciente.
TIPOS DE HIPERHIDROSIS
SEGÚN LA CAUSA:
  • Primaria: suele ser más localizada (focal) y de causa desconocida.
  • Secundaria: obedece a situaciones clínicas subyacentes y suele tener un patrón corporal más generalizado. Puede aparecer en distintos momentos de la vida del paciente en relación a la menopausia, ciertas drogas, problemas de tiroides, tumores o intoxicaciones leves de mercurio.
CAUSAS DE LA HIPERHIDROSIS
HIPERHIDROSIS PRIMARIA
En la hiperhidrosis primaria, la causa no es del todo conocida.
Se relaciona claramente con una hiperactividad simpática y un exceso de respuesta sudomotora.
Como muy bien saben los pacientes que la sufren, las situaciones de tensión, como la excitación o el estado de nervios, suele exacerbar el cuadro. Una queja muy común entre los pacientes con hiperhidrosis es que se ponen nerviosos cuando detectan que han roto a sudar, entonces el cuadro se dispara y sudan mucho más profusamente.
Ciertos hábitos, tales como el consumo de bebidas, nicotina, cafeína y ciertas comidas u olores también pueden disparar el grado de sudoración de estos pacientes.
HIPERHIDROSIS SECUNDARIA
La hiperhidrosis secundaria suele ser generalizada y presentarse inmersa en otros cuadros clínicos, con otros síntomas:
  • Alteraciones del funcionamiento de la médula espinal.
  • Neuropatías periféricas.
  • Lesiones cerebrales.
  • Lesiones tumorales intratorácicas.
  • Problemas sistémicos (feocromocitoma, parkinson, tirotoxicosis, entre otros).
  • Intoxicaciones de mercurio.

TOXINA BOTULÍNICA PARA HIPERHIDROSIS AXILAR

El tratamiento de la hiperhidrosis con toxina botulínica es una solución cómoda y eficaz que puede aplicarse tanto en axilas como en las palmas de las manos y las plantas de los pies.
La infiltración de toxina botulínica se realiza a través de agujas muy finas. La toxina botulínica genera un bloqueo de la función de las glándulas sudoríparas, por lo que reduce la producción de sudor en las áreas donde se administra esta sustancia.
El tratamiento se realiza en   40- 50 minutos aproximadamente.
Los resultados tienen una duración entre 8 y 12 meses.
El paciente puede reanudar su actividad normal inmediatamente después del tratamiento.

REJUVENECIMIENTO DE MANOS

Actualmente el REJUVENECIMIENTO DE MANOS es uno de los tratamientos en Medicina Estética que está teniendo mucho exito por la gran importancia que tiene hoy en día lucir un aspecto saludable, no sólo facial, sino también, en general, un cuerpo sano y saludable. Aquí es donde cobran importancia nuestras manos, ya que son una de nuestras cartas de presentación en nuestros trabajos y relaciones públicas. Unas manos cuidadas denotan higiene, pulcritud, actitud positiva y emprendedora.
Es a partir de los 40 años cuando se produce un deterioro progresivo del aspecto de las manos, específicamente el dorso, donde pueden aparecer signos de envejecimiento como son las manchas, piel en pergamino o quebradiza, el aumento de la red venosa y la deshidratación. Esta serie de aspectos han hecho que cada vez más pacientes nos pidan una serie de tratamientos que mejoren la calidad de la piel de sus manos.
Existen diferentes tipos de tratamientos para mejorar el aspecto de las manos, pueden aplicarse combinados o individualmente, dependiendo de cada caso.
 Tratamientos Rejuvenecedores de las Manos
  1. Hidratación con Ácido Hialurónico.
Consiste en la infiltración con microinyecciones de ácido hialurónico en el dorso de las manos para producir un efecto hidratante,  gracias a la capacidad de retener agua del ácido hialurónico.
El resultado es inmediato y su duración depende de la densidad del ácido hialurónico: de 3 meses a 1 año.
Los resultados son buenos y requieren un mantenimiento.
  1. Revitalización con Complejos Vitamínicos.
Actualmente utilizamos los complejos vitamínicos que llevan entre otros compuestos vitaminas, aminoácidos, minerales y aminoglucósidos, junto con ácido hialurónico de diferentes densidades para producir un efecto revitalizador del dorso de las manos y darles un aspecto terso y luminoso.
  1. Rejuvenecimiento con Radiesse.
El resultado es excelente y puede durar hasta año y medio.
Consiste en la infiltración  con micro-cánula  de Radiesse™ en el dorso de las manos, masajeando posteriormente para repartir homogéneamente el producto en toda el área. Se realiza bajo anestesia local. Los resultados son inmediatos, aunque la piel sigue mejorando a partir del mes post-tratamiento debido a la aparición de colágeno nuevo (por la acción del Radiesse).
Con este tratamiento se consigue un aspecto más joven, una mayor hidratación de las manos y una disminución de la visión de las venas que aportan una sensación más natural y juvenil del dorso de las manos.
El  Tratamiento de Rejuvenecimiento de Manos se puede combinar  con técnicas de regeneración cutánea y otras  técnicas antimanchas  como son los peelings, IPL y láser,  entre otros.

MESOTERAPIA CORPORAL

La mesoterapia corporal es una técnica de inyección que se realiza con una aguja muy fina, que consiste en ir haciendo pequeños depósitos de producto a nivel intradérmico o directamente en el tejido subcutáneo, se utiliza principalmente para el tratamiento de la celulitis, grasa localizada y flacidez.
Utilizamos productos lipolíticos, drenantes o reafirmantes, que se pueden usar sólos o combinados según las necesidades del paciente. Lo cual se determinará en una diagnóstico médico previo.
Todos estos factores ayudan a su cuerpo a deshacerse de la acumulación de toxinas y dar a las células los nutrientes que necesitan para hacer su trabajo.
La pauta del tratamiento suele ser de una sesión semanal hasta completar entre 10-12 sesiones (según el caso a tratar), luego se pasa a cuatro sesiones quincenales y finalmente el mantenimiento es de una sesión mensual o bimensual.
¿Cómo funciona?
 Con esta técnica se logran tres acciones fundamentales:
-Celular: actuamos sobre el adipocito estimulando la liberación de su contenido en grasa.
-Vascular: favoreciendo la microcirculación local y sistémica.
-Linfática: favoreciendo el drenaje linfático de las toxinas acumuladas.
Recomendaciones
Es importante llevar un estilo de vida saludable, dieta sana,  hacer ejercicio, tomar 2 litros de agua al día y  dormir al menos 8 horas diarias para mantener los resultados de la mesoterapia corporal. En caso de sobrepeso excesivo u obesidad, es recomendable realizar un programa de pérdida de peso antes de iniciar el tratamiento.
Nota: esta técnica no sustituye en ningún caso a las técnicas quirúrgicas como Liposucción, Lipoescultura, Lipomarcación Abdominal y Abdominoplastia.

TRATAMIENTO CAPILAR ANTICAÍDA

¿Por qué se cae el pelo?
El pelo forma parte de nuestro cuerpo desde los primeros meses de gestación que es cuando se desarrollan los folículos, desde los que sale una raíz y un tallo que se proyecta hacia el exterior por encima de la epidermis. Dentro de cada folículo se encuentra la glándula sebácea y fibras musculares que se unen a cada pelo. Pero es en la zona papilar, formada por un tejido conjuntivo y vasos sanguíneos, donde se producen los nutrientes necesarios para el crecimiento del pelo.
Pero si tenemos bien nuestros folículos, con los nutrientes necesarios para el crecimiento del cabello, ¿por qué se cae el pelo? Todos los días nacen nuevos cabellos. Y otros se caen, dentro de unos parámetros normales, debido al ciclo de la vida de estos que se renuevan continuamente.  Tenemos entre 130.000 y 150.000 pelos que cubren todo nuestro cuerpo, aunque depende de la zona en la que esté situado el pelo tienen un proceso de crecimiento y caída diferente. Por ejemplo, el cuero cabelludo crece una media de 1 milímetro cada tres días, mientras que el crecimiento de las pestañas es más lento.
La alopecia es una  patología que afecta tanto a hombres como a mujeres,  consiste en la ausencia de pelo en una, en varias o en todas las zonas del cuerpo. La caída del pelo puede originarse por tener antecedentes genéticos con esta patología, después de un embarazo, por desarreglos hormonales, por tener enfermedades cuyos tratamientos favorecen la pérdida del cabello (como la pérdida de pelo en enfermos de cáncer) o por falta de vitaminas o nutrientes esenciales para nuestro pelo, entre otras causas.
El ciclo de vida del pelo
En cada ciclo del folículo nos encontramos tres fases diferenciadas: la de crecimiento o anágena, la de transición o catágena y la de reposo o telógena. La evolución y tiempo de estas fases dependen de la edad de la persona, el lugar donde esté ubicado el pelo y la longitud o grosor del pelo.
La matriz capilar es muy sensible a todo tipo de modificaciones en nuestro organismo, por eso los malos hábitos alimenticios, los problemas hormonales, las infecciones, el estrés, las anemias, la contaminación o los abusos de tintes y lacas, entre otros, favorecen la caída del pelo.
Es necesario estar atentos a la aparición de síntomas como la caspa y la grasa en el cuero cabelludo para actuar a tiempo sobre ellos, pues de esta forma se puede prevenir y anticiparse a la caída.
Síntomas de la Caída del Cabello
La caída de pelo puede ocurrirle a cualquier persona  y se puede producir a cualquier edad.
La clave para detectar la caída del pelo es revisar regularmente la salud del cabello para prevenir con tiempo posibles problemas capilares y buscar las soluciones adecuadas para cada situación.
Los síntomas pueden ser:
  • Si regularmente encuentras muchos pelos en la almohada al levantarte es una señal de que se está perdiendo más cabello de lo habitual.
  • Si tienes molestias en el cuero cabelludo es recomendable acudir a un especialista porque se puede tratar de una dermatitis o de la presencia de hongos. Estas patologías son una de las causas de la caída del cabello y se manifiestan por el enrojecimiento del cuero cabelludo, por picores y por zonas despobladas en el cabello.
  • Si al lavarte el pelo pierdes gran cantidad de cabello puede ser la señal de una posible alopecia. Esta pérdida de pelo también puede suceder al cepillarse o peinarse.
  • Si en tu cabello tienes exceso de caspa o grasa pueden ser uno de los factores que estén provocando la caída  del pelo.
  • En el caso de los hombres, si la caída del pelo se produce en la zona de la frente, de las sienes o en la parte superior de la cabeza estaremos ante el síntoma más común de la alopecia androgenética, que generalmente se manifiesta con calvicie en las entradas y la coronilla. Esta pérdida de cabello normalmente está causada por la predisposición genética de cada persona.
  • En el caso de las mujeres, si hay un debilitamiento del cabello en la parte superior de la cabeza estaremos ante el síntoma más común de la calvicie femenina, que se manifiesta en forma de clareo del cabello por pérdida de densidad y volumen en el pelo. Lo más frecuente es que la alopecia en la mujer no llegue a generar una calvicie completa como en el caso de los hombres.
La alopecia puede clasificarse en numerosos grupos, según su origen y manifestaciones. La más habitual es la alopecia androgénica, también llamada alopecia androgenética o calvicie común, responsable del 95% de los casos. Es más común en hombres que en mujeres.
Otras formas comunes de alopecia son la alopecia areata, cuya característica fundamental es que la pérdida de cabellos no es definitiva y se localiza en un área determinada; la alopecia universal, una extensión de la alopecia areata; y la alopecia cicatricial, que está provocada por una destrucción del folículo piloso. En este caso, se trata de una dolencia irreversible.
Existen muchos tipos de alopecia que nos encontramos con menor frecuencia y que pueden estar originadas por causas genéticas, medicamentos, infecciones cutáneas, traumatismos, deficiencias nutritivas y ciertas enfermedades de la piel, entre otros.
 
Alopecia en las Mujeres
Al igual que en los hombres, la pérdida de cabello en las mujeres es muy común. La alopecia femenina se ha visto incrementada en los últimos años de forma progresiva provocada, entre otros factores, por los desequilibrios hormonales, el estrés o una mala alimentación.
La alopecia en las mujeres se manifiesta principalmente con una pérdida abundante de densidad capilar en zonas importantes, como la parte frontal y superior de la cabeza. Es más problemática que en los hombres, debido a la gran variedad de causas que pueden provocarla, y a las implicaciones estéticas y sociales que conlleva. Las mujeres aceptan peor psicológicamente la pérdida de cabello, casi siempre porque es un problema que mayoritaria y tradicionalmente han padecido los hombres.
Pérdida de pelo tras el parto 
Cuando la mujer da a luz, se produce un desajuste hormonal en el cuerpo que provoca la pérdida de pelo. Finalmente las hormonas vuelven, poco a poco, a los niveles que presentaban antes de la gestación, pero mientras tanto la mujer ha podido sufrir una caída importante de cabello. También esta alopecia suele venir determinada por la ausencia de nutrientes necesarios para el pelo, como el hierro. Esta situación suele ser temporal, hasta que el organismo vuelve a su normalidad (entre seis meses y un año), pero se recomienda seguir un tratamiento capilar específico para intentar solucionarlo lo antes posible y que esta pérdida puntual no se convierta en crónica.
¿Cómo puedes ayudar a tu pelo tras el embarazo?
  • Puedes recurrir a tratamientos que frenen o reduzcan la caída del pelo, estimulen el crecimiento e incrementen su densidad.
  • Evita métodos que puedan dañar el cabello, como uso de planchas  para el pelo.
  • También es importante la alimentación para que nuestro pelo tenga todos los nutrientes necesarios. Las dietas no son recomendables hasta que no se haya recuperado la normalidad.
¿Por qué se pierde pelo en la menopausia?
Perder pelo en la  menopausia tiene su origen en la disminución de la hormona femenina (los estrógenos), provocando que las hormonas masculinas que hasta ahora estaban ocultas comiencen a actuar sobre el cabello debilitándolo y provocando su caída, al igual que les sucede a los hombres.
De hecho, en la premenopausia (cuyos síntomas algunas mujeres empiezan a apreciar a partir de los 40) a veces el cabello se vuelve más fino y quebradizo, e incluso caídas prematuras. Y es que en esta etapa, más aún en plena menopausia, el perfil hormonal de la mujer se masculiniza en cierto modo, es decir, bajan bruscamente los niveles de estrógenos mientras se mantienen estables los de testosterona. Esto afecta al ciclo de vida del cabello, que se acorta, por lo que se favorece su caída.
Es un problema frecuente, pero no afecta a todas las mujeres, pues en él intervienen otras circunstancias, como la herencia genética y el estado previo del cabello a esta etapa.
¿Puede la enfermedad tiroidea afectar a la caída del cabello?
El mal funcionamiento de la tiroides, tanto si se trata de hipotiroidismo como si hablamos de hipertiroidismo, da como resultado un descenso o incremento de la producción de tiroxina, lo que a su vez provoca un adelgazamiento del cabello y su caída.
Las pastillas anticonceptivas
Asimismo, se puede producir un efluvio por el uso de anticonceptivos cuando se suspenden tras una larga temporada de tratamiento. Esto es debido a que los estrógenos aportados por la medicación anticonceptiva prolongan la fase anágena –la del crecimiento del cabello- que vuelve a su ritmo normal al abandonar el tratamiento.
Hiperandrogenismo
Por último, el hiperandrogenismo, es decir, la producción excesiva de andrógenos, favorece la caída del cabello en aquellas mujeres que por herencia están predispuestas. Esta patología debe ser diagnosticada y tratada, en primera instancia, por el ginecólogo. Una de los síndromes que con más frecuencia provocan esta situación es el de los ovarios poliquísticos.
 
Formas de prevenir la pérdida de pelo
Habitualmente nuevos pelos nacen y se caen, unos 100 cabellos diarios, debido al ciclo de vida de nuestros folículos. Los ciclos capilares son iguales para todos los cabellos, pero se pueden ver alterados por factores externos que propician o favorecen la caída del pelo como una mala alimentación, épocas de estrés  o en el caso de la mujer, cambios hormonales, como los producidos tras el embarazo o durante la menopausia. Por eso, es importante que conozcas la forma de prevenir la pérdida de pelo.
Existen muchos tipos de cabello y cada uno tiene sus propias características. Por eso, no hay una solución  generalizada, sino una específica para cada tipo. La clave está en cuidar nuestro pelo, informarnos sobre el tema, y conocer los posibles síntomas para poder actuar en caso de que fuera necesario.
Es importante, tanto para hombres como para mujeres, saber detectar sus síntomas para poder reaccionar a tiempo, acudir al especialista y aplicar el tratamiento indicado.
El tratamiento es personalizado y generalmente consta de una combinación de los mismos, entre los que se encuentran:
-Medicamentos vía oral (vitaminas, minerales, omega 3).
-Medicamentos tópicos para el cuero cabelludo.
-Mesoterapia capilar, aportando vitaminas y micronutrientes al folículo.
-Buena higiene capilar.
-Tratar cualquier patología  que nos pueda estar causando la alopecia.